Errante por caminos sombríos y alegres, he vuelto a casa

lunes, 16 de agosto de 2010

El vuelo del águila

El águila bajó de lo alto ese día.
..................................

Hola amigos. Llevo mucho tiempo sin escribir, lo cual no me desagrada, pero ahora tengo interner en casa, y creo que es bueno retomar la vieja costumbre. No porque tenga nada especial que decir, ya está casi todo dicho. Sin embargo, debo reconocer que cuando escribo encuentro como un canal por donde fluir. No es el único canal, desde luego. Hay muchos otros, la pintura, el trabajo en el bosque, cortar leña, desbrozar ... ¡qué se yo! Todo debería ser un canal por donde fluir.

Las águilas que vuelan sobre L'Ariol son un ejemplo magnífico de ese fluir. Las ves en el cielo vacío sin mover las alas, planeando sin esfuerzo. Están tan altas que no necesitan hacer nada de su parte, solo dejarse llevar por las corrientes. Desde allí arriba, su vista penetra hasta la mas pequeña sombra. El otro día, mientras las miraba lleno de entusiasmo y admiración, de repente fue como se ellas notasen mis sentimientos y empezaron a planear sobre mí, cada vez más bajas, y mas bajas, hasta que llegué a sentir miedo de ellas, como si quisiesen atacarme. Pero estoy seguro de que solo deseaban ser amigas.


Sin embargo hoy quería comentar algo sobre San Juan de la Cruz, pues estoy tratando de encontrar en él la prueba de que el cristianismo conoce el Vacío del budismo, lo que en el Zen se llama generalmente la Naturaleza Esencial. Personalmente, tuve algunas experiencias que me dejaron sin habla por mucho tiempo, y ahora, mas de veinte años después, esas experiencias las he comentado en este blog y en el anterior. Antes de haber tenido esas experiencias de vacío, creo que mi vida era una búsqueda. Después de ellas, la búsqueda cesó, pero el trabajo se hizo incluso mas duro.

Después de leer el Evangelio durante algún tiempo, no puede realmente ver si Jesús había llegado al vacío. La Iglesia actual, desde luego, lo niega categóricamente, e incluso se sentiría ofendida si alguien sugiriera que el vacío y Dios puedan de algún modo ser lo mismo. "Dios es una persona", dicen ellos, "el vacío es impersonal y no tiene nada que ver con Dios". Pero el vacío no es realmente vacío, sino que hay cosas que los sentidos o el pensamiento no pueden entender ni conocer. Lo que hay ahí, en el vacío, es algo que se puede expresar del modo más simple: No Saber. Y ahí es donde empieza mi nueva búsqueda.

El cristianismo está lleno de santos, personas que están en el cielo, según la Iglesia. ¿Qué fue lo que ellos experimentaron en su oración contemplativa? San Juan de la Cruz escribió largo y tendido sobre su experiencia mística, y hay un libro suyo, el Cántico Espiritual, en el que expresa cosas muy interesantes. Pero es en la estrofa que dice:

En la interior bodega
de mi Amado bebí y, cuando salía
por toda aquesta vega
ya cosa no sabía;
y el gando perdí que antes seguía.

donde se encuentra algo importante. "Cuando salía,... ya cosa no sabía". Al leerlo, uno capta de inmediato la extraña similitud con el Zen. No Saber. Cosa no sabía. ¿Es lo mismo entonces? Quizás debemos ser cautos todavía, pues una poesía puede expresar cosas muy dispares. Por eso, entramos en el comentario de la estrofa, hecho por el mismo San Juan de la Cruz, y el comentario (aquí lo tengo en este libro a mi lado) dice en cierto momento, al referirse al verso "ya cosa no sabía", dice cosas muy sustanciosas (que no podemos reproducir por entero en este post), que se resumen en esto: cuando se está en unión espiritual con Dios, no se sabe nada del mundo, y cuando se sale de ese estado, no se sabe nada de lo que sabía estando en él.

Dice así en cierto momento: "Y por eso dice el alma, que ya no sabía cosa después que bebió de aquella sabiduría divina, y no se puede conocer de esta verdad", y añade más tarde: "por cuanto la (sabiduría) del mundo, es no saber acerca de la de Dios, y la de Dios acerca de la del mundo". Aún más: "No se debe entender que, aunque el alma queda en este no saber, pierde allí los hábitos de las ciencias que tenía adquiridos (entre los que cabe suponer está el habla, el pensar lógico etc.), que antes se perfeccionan".

Esto es ya un lenguaje familiar para mí. No es el lenguaje teísta habitual de la Iglesia, sino un modo de hablar que encaja perfectamente en la experiencia zen desnuda, la que se expresa en el shodoka con estas palabras:

Cuando el cuerpo de la verdad despierta de veras, no hay ni una sola cosa.
La fuente de la naturaleza propia, es nuestra naturaleza esencial.
Las cinco skandas van y vienen como pasan las nubes en el cielo vacío.

Si cambiamos "cuerpo de la verdad" y "naturealez esencial" por la palabra Dios, creo que sería perfectamente asimilable a la cultura cristiana, después de los libros escritos por San Juan de la Cruz y otros místicos cristianos. No obstante, quedan siempre las razonables dudas y reservas. Ni los cristianos ni los budistas desean mezclar sus doctrinas, pero no queremos hacer tal cosa, sino solo hablar del lugar donde vuelan las águilas. Sin importar donde comenzó su vuelo, se juntan en el cielo vacío, y planean en círculos con leves movimientos de sus alas. Apenas tienen que hacer esfuerzo alguno cuando se encuentran en l o mas alto.

Llegar allí, por lo general, es árduo trabajo. Bajar de allí es un increíble desengaño. Pero ¿como volar para siempre en las alturas? El hombre es un animal de la Tierra. Como escribe San Juan de la Cruz:

"La unión de las potencias (con Dios), no es contínua en esta vida ni lo puede ser"

Hasta otra amigos. Os deseo lo mejor.

8 comentarios:

  1. A mi modo de ver la mística cristiana, el zen o el yoga llegan a ese misma lugar, a la unión con Dios o el vacío. El problema de la Iglesia actual quizás es ese, que desprecia la mística en favor de los dogmas, cosa que no sucede en Oriente y que aleja a muchas gente de las iglesias. Y por último, dices que no sabes si Jesús llegó a ese vacío, pero para mi toda su enseñanza va sobre eso. Y así lo entiendo cuando el dice: "El Padre y Yo somos uno".
    Saludos
    Por cierto, ¿como es esta vida en Ariol? ¿eres autosuficiente?, ¿necesitas ir a comprar? Gracias

    ResponderEliminar
  2. hola Xavier. Mi vida en L'Ariol no es la de un ermitaño de la edad media. No me considero ermitaño de ninguna clase, pues esta vida mia difiere mucho de la de un verdadero ermitaño. Pero lejos de lamentarlo, lo acepto de buen grado. Creo que soy simplemente un lobo estepario, un solitario que quiere vivir de ese modo. En L'Arios la naturaleza ayuda a vivir esa soledad en armonia. Pero soledad no es aislamiento. Por eso saludo con alegria la presencia de internet en esta casa, asi como el telefono. La TV me da igual. Bajo a Lourdes con realtiva frecuencia a comprar, pero no me pierdo en bobadas. Voy al grano, compro y me vuelvo. El 15 de Agosto fui al santuario y estuve rezando el rosario con la multitud delante de la grotte (sentado en el suelo en medio loto, cosa curiosa). Pero esta vez, en vez recitaba el sutra de kanzeon en vez del avemaria, pues he decidido mantenerme en la frontera sin entrar en territorio cristiano.

    Lo que dices sobre Jesus me ayuda. Gracias por decirlo, porque necesitaba que alguien lo dijera por mi. Yo tambien lo creo, pero muchos lo negarian por entero. Dirian que Jesus no vivia en el vacion, y se sentirian ofendidos y enfadados. Pero yo asi lo creo tambien. Creo que el vacio, el origen de Mu, es el Padre de Jesus, y Jesus es Mu. Una creencia muy particular.

    Gracias por escribir. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Unsui, no es difícil rastrear en la teología cristiana apelaciones al "saber no sabiendo" de S. Juan de la Cruz. Las encontraremos en un Gregorio Nacianceno del s. IV, pero también en un pseudo Dionisio, en S. Agustín, en Nicolás de Cusa - tan apreciado por budistas japoneses -...pero ya si quieres leerlo con claridad meridiana, tenemos a Eckhart:

    "Dicen los maestros: Dios es un Ser, un Ser dotado de entendimiento que conoce todas las cosas. Pero nosotros decimos que Dios ni es un Ser, ni está dotado de inteligencia y no conoce ni esto ni aquello. Por lo cual, Dios es libre de cualquier cosa por tanto El es todas las cosas."

    Y como dice Hans Küng en uno de sus libros:

    "Si Dios es verdaderamente lo Absoluto, entonces es todo esto a la vez:

    -Nirvana, en cuanto que es meta del camino de la redención.
    - Dharma, en cuanto que, como ley, determina al cosmos y al hombre.
    - Vacuidad, en cuanto que se sustrae una y otra vez a todas las determinaciones afirmativas.
    -Buda primigenio, en cuanto que es el origen de todo lo que existe."

    Gassho

    ResponderEliminar
  4. Yo, personalmente, en esa nada me encuentro, por decirlo de algún modo, con la santísima trinidad, ese es para mí el espacio indefinible, el todo.No es un vacío y tampoco es una persona, es el abismo de la trinidad santa.Pero esa es mi experiencia de Dios;a cada uno su camino. Desde mi punto de vista, creo que el camino del ZEN, para el que no está ya parado, erguido, sobre la roca que es el Cristo, es un riesgo.Porque hay que darle toda la vuelta al círculo y regresar al punto inicial transformado....y eso no es para todos....la cautela y el discernimiento no están a la orden del día y a disposición de cualquiera. Entonces, para poner los ojos ( y todo lo demás)en el camino del Zen, hay que tener en cuenta de dónde se viene. Usted mismo lo dice: "vuelvo a ser discípulo de Cristo".

    ResponderEliminar
  5. Pasos bajo el cielo, creo que tu reflexión es muy acertada.

    Por comentar algo, diré que Nagarjuna no sólo declara vacías todas las cosas, también la propia idea de que las cosas están vacías. Esto en la práctica desde mi punto de vista tiene dos consecuencias. La primera, que el budismo tal y como él lo entendía no es una doctrina sino una manera de mirar el mundo, una forma de estar en él, apreciando su carácter inefable y prodigioso hasta en las cosas más sencillas (“qué maravilloso es esto, qué misterio: traslado leña, saco agua del pozo”, dirá un maestro zen). En segundo lugar, que el mundo es un lugar abierto, en el cual podemos construir una realidad con nuestra sola voluntad, deseo y acciones.

    Ese mundo abierto tendría - siempre según Nagarjuna - dos niveles, uno el de la verdad convencional, en el que yo me confieso teresiano-lexoviense, y el “Dios de las criaturas” que decía Eckhart es para mí el “oceáno de amor infinito sin fondo, sin orillas” de S. Teresa de Lisieux. Pero habría también un nivel de la verdad según el sentido último, que Eckhart llamará de la “pureza primigenia”, donde se da “un saber no sabiendo” que trasciende, si podemos decirlo así, la verdad convencional. Es el nivel del que nos habla el sutra del corazón. Nagarjuna dirá que la verdad según el sentido último descansa en la convencional, y que sin alcanzar aquélla no se entra en el Nirvana.

    Yo intento en lo posible discurrir por el carril de la verdad convencional sin perder la vista del carril de la verdad según el sentido último, y viceversa. Pero vamos, que estas líneas que acabo de escribir están tan vacías como el resto de las cosas jeje :D

    Gassho

    ResponderEliminar
  6. Así es Ramakrishna, estoy de acuerdo. Porque, no cabe duda, somos como una sombra que pasa. Pero, mientras aquí estamos, nos movemos en la materia, somos materia, y, eventualmente, tenemos esos "raptos", esos instantes donde captamos un chispazo de lo inalcanzable.
    Lo extraordinario es que eso alcanza para darnos una fuerza avasalladora. Santa Teresa de Avila es uno de los ejemplos. Esa suspensión de los sentidos, esos estados, servían para que llevara a cabo lo que desde arriba tenía encomendado. Hay que ponerse en el lugar de esa mujer,monja,en la época en que le tocó vivir,cuando salía a los caminos a fundar conventos y luchar contra "los hombres" de la iglesia....¿quién o qué le daba esa fortaleza de espíritu?...por eso doy este consejo...no busquen en los libros de "autoayuda", lean a Santa Teresa de Jesús, lean su autobiografía, lean las reglas que escribió para esas mujeres con hábito que convivían en un convento...Ella tenía ese estilo tan suyo,esa pluma suelta....pero si es como tenerla a nuestro lado, como escuchar su voz, sus consejos,....en fin....No es la única, no, hay otros muchos ejemplos...gracias a Dios....Y disculpen la perorata...pero uno se cansa de oir sobre la Nueva Era, esa mezcla patética, superficial, tomada de aquí y de allá y de más allá, ver cómo la gente entra cada vez más en una confusión sin límites. Dije, en otro comentario, que cada uno debe seguir su propio camino, es cierto, lo sostengo, pero, a veces uno asiste a manipulaciones lastimeras.Paro aquí. Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  7. De acuerdo contigo de la cruz a la raya, Pasos bajo el cielo. En realidad, la doctrina budista de las dos verdades no es sino una formulación filosófica de la concepción tan cristiana de Dios como el misterio por antonomasia de nuestra realidad. Y yo también recomiendo vivamente la lectura de los escritos de nuestra gran santa castellana. A una de sus seráficas hijas, de su mismo nombre y doctora como ella de la Iglesia, tengo el privilegio inefable de llamarla maestra.

    Un saludo
    PD tu blog es muy completo e interesante, ya lo he puesto en favoritos :)

    ResponderEliminar
  8. Al blog no le dedico el tiempo que debería ... Ramakrishna ¿cual es tu blog?...si es posible, me pasás la dirección....gracias, saludos

    ResponderEliminar